un caleidoscopio de viajes

lA nueva aVEntura

primer-eco

Hace 3 meses soñé que un bebé se me escapaba corriendo hacia unas escaleras de caracol. Yo le gritaba a Kenny (mi mozo) que fuera a buscarle. Había un laberinto de escaleras y él subía por el camino equivocado, así que no me quedó más remedio que subir yo misma en busca de aquel bebé. Cuando llegué al final de las escaleras me encontré a Kenny y al niño jugando en una sala llena de luz. Parecía que llevaban allí mucho tiempo esperando por mi, al llegar me decían – por fin has subido tu misma-.
Me desperté y le dije a Kenny, creo que esta vez si estoy embarazada. Llevábamos varios años intentándolo. Compramos otro predictor y esta vez la segunda raya se tiñó de rosa…

Durante ese proceso de espera me pregunté mil veces que estaba haciendo mal o que había hecho mal. Nunca he fumado ni tomado la píldora, cuidaba la alimentación y hasta había dejado mi trabajo en el audiovisual, dejando atrás el estrés y pensando en tener una familia a la que dedicarle tiempo.
Recordaba que de pequeña juraba y perjuraba que nunca tendría hijos y pensé que esas invocaciones habían hecho mella. Recordaba mi tiempo trabajando en Marruecos y como mi compañero de trabajo me corregía ciertas costumbres para conservar mi fertilidad, como que no me sentase en el suelo frío o no bebiese cervezas. Recordaba a la familia con la que conviví en Nepal cuando tenía 30 años y me decían que ya era tarde para ser madre.
Estos, fueron más de dos años muy necesarios en mi vida para reconectarme con mi feminidad. Durante este tiempo aparecieron personas y consejos que me hacían reflexionar sobre el tiempo que yo le había dedicado a querer ser un HOMBRE.

De niña en casa de mi abuela los niños podían salir a conducir el tractor mientras las niñas nos quedábamos haciendo las camas de todos los cuartos y limpiando. Yo me moría por ir en el tractor.
Al ir creciendo empecé a desear recorrer el mundo y pensaba que tenía que ser un hombre para hacerlo sin peligros.
De adolescente vestía como un chico y cuando regresaba sola de noche a casa me ponía la capucha para que me tomasen por uno. Durante el tiempo que estudiaba en Cuba llevaba el pelo muy corto y jugaba al fútbol y me apodaron “Vaguito” ya que así se llamaba a los niños que jugaban al fútbol con sus padres, decían que no parecía una chica jugando sino un niñito y yo feliz por ser tan poco femenina.

Y así a lo largo de la vida había alejado a las mujeres de mi entorno y a la que llevaba dentro.

Tras 5 años viviendo fuera un día regresé a vivir en Santiago y aparecieron LAS MUJERES DE MI VIDA.
Primero mi madre, a la que dejé siendo una adolescente rebelde de 19 años con la que no podía tener ningún tipo de conversación y pasó a convertirse en la primera persona en la que pienso cuando algo bueno me pasa y necesito compartirlo. Ella es, como todas las mujeres de mi familia, increíblemente fuerte, coherente, noble y justa.
Buscando compañera de piso apareció Lorena, mujer hermosa y sabía …y como ella, llegaron a mi vida muchísimas mujeres, que sin saberlo, hicieron nacer en mi el deseo de ser como ellas y la alegría de ser mujer.
217177_10150157037802467_6156438_nUn día cogí la mochila y emprendí la vuelta al mundo sola y feliz de hacerlo como mujer. Descubrí muchísimas mujeres que también viajaban solas. Pero también descubrí un mundo donde la mujer seguía siendo maltratada a muchísimos niveles. Mujeres que no podían cocinar ni dormir en casa durante la menstruación. Mujeres que preferían abortar cuando recibían la noticia de estar embarazadas de otra mujer (niña). Mujeres sin derecho a estudiar…
Recuerdo a mi compañero de trabajo en Marruecos, tan preocupado por la fertilidad y había dejado a su mujer porque ella no quería ser madre… si no era madre no le valía como mujer.

Hoy es el día INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER. Hoy estoy feliz de sentir como otra vida crece dentro mía, pero he necesitado un gran viaje de 35 años para subir aquellas escaleras de caracol que dejaban atrás mi VIOLENCIA CONTRA LA MUJER QUE SOY.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s